22 ene. 2010

TLV en Efe Eme

Todo el Largo Verano
“De vacaciones en Marmolinos”

AUTOEDITADO

Sospecho que nunca le va a caer la etiqueta, pero la merece. Donosti y Xixón la tuvieron y Ferrol posee todos los condicionantes menos el trabajo promocional. Eso la pierde. Recordemos qué hace falta: pocos grupos, que colaboren unos con otros y un puñado de canciones de estética reconocible. Todo ello existe en la ciudad atlántica. Los grupos –o solistas– se llaman Quant, Jules & Jim, Roger de Flor o Boy Elliot. Todos son amigos y todos tocan en los discos de todos. Sus referentes son amplios e idénticos. Pero son tan modestos, aceptan permanecer tan escondidos, que nunca llegarán a ninguna revista y los devotos de esa pequeña armonía pop rabiaremos porque algo tan precioso no se expanda.

Vamos a hablar, pues, de Todo el Largo Verano, ferrolanos también, surgidos casi al azar en 2006 para animar las fiestas de La Fonográfica General –sobre éstos habría que hacer un artículo también– y con cuatro singles en el colectivo. Encadenando canciones se autoeditan ahora un coqueto CD a precio de risa que incluso se puede descargar legalmente desde aquí. Vayan haciéndolo y preparando los pocos Euros que supone su compra porque seguro que hay algo que los deslumbrará. Vamos a entrar en el país en que el sol envuelve y los ojos sonríen.

Digamos que en el sonido Ferrol esa estética reconocible a la que aludía no es más que un crisol que depura todo lo que de luminoso tiene la música popular: melodías dulces siempre y melosas nunca, guitarras cristalinas y tratamientos vocales soleados. Así en los cinco primeros minutos se deslizan una miniatura que parece abordar el ‘All you need is love’ y acaba robándole las castañuelas a las Supremes, un recuerdo a Los Ángeles –los granadinos, digo– que se barniza con La Casa Azul –seguramente Guille ha hecho que muchos grupos reconstruyan los sesenta– y un tercer corte que empieza y sigue a lo Palito Ortega pero que el oído atento advierte que es una melodía que encaja en los guitarrazos de Airbag.

Y sólo llevamos cinco minutos. Lo demás, canciones de calidez delicada –los ‘Días’ que llena de melancolía el teclado de Oscar Quant– o de burbujeante desnudez –el ‘Perdí a mi novia’ que no desmerecería en Melodrama o en los primeros Kamembert–. Y en medio, alguna miniatura como ese ‘Marmolinos’ en el que, solo a base de coros, pellizcan la esencia del pop en poco más de un minuto.

Para el final reservan una agradable sorpresa, tres canciones con una fanfarria circense, unas preciosas letras de pista, unos dejes vocales que remedan las directrices de La Granja, trompetas y una esencia de verbena que sólo podía partir de un grupo gallego, de un grupo para el que la música es humildad y diversión. La única manera de que les salgan las maravillas que les salen.
CÉSAR PRIETO.


10 ene. 2010

Días: entre lo mejor del año según Dimensión Pop!!

El pasado Jueves 7 de Enero, el programa Dimensión Pop repasaba lo mejor del año y elegía Días, de Todo el largo Verano como parte de la selección. Puedes descargarte el programa aquí.